Hemos llegado a la Navidad, fiesta de gozo y salvación, caminando  a través  del Adviento nos hemos  encontrado  con Aquel  que  se nos ha anunciado como el que trae  la paz, la reconciliación, la justicia y la luz.

No podemos dejar pasar estos días como aquello en lo que ha convertido esta sociedad del consumo el tiempo gozoso de Navidad. No podemos ni debemos, como cristianos que somos, vivirla como una fiesta abstracta, eliminando o ignorando todo aspecto religioso. Sin darnos cuenta, en nuestras celebraciones familiares excluimos a Aquel que da origen  y sentido a la fiesta.

Ya me lo habéis oído comentar a lo largo del tiempo de Adviento en las celebraciones de la Eucaristía, podemos quedarnos simplemente en la celebración de la Navidad abstracta, vista ésta desde la perspectiva meramente consumista y comercial y no celebrar el nacimiento de Cristo, que por desgracia para muchos es vivida así.

Si lo hacemos de este modo estamos perdiendo la esencia de lo que supone el misterio de la Navidad, pues nos quedamos solo dando vueltas sobre nosotros mismos, solo con nuestra humanidad sin descubrir a ese Dios infinito que se hace pequeño, que viene a nosotros, “Dios con Nosotros” para hacernos más eternos.

Este misterio del Dios hecho hombre perfecciona nuestra humanidad, lo cual nos debe llevar a vivir más para Dios y más para los demás.

No olvidemos en estos días  a aquellos que esperan algo de nosotros, Dios espera nuestra cercanía y también nuestros mayores, nuestros enfermos, aquellos que están solos, aquellos que sufren en su cuerpo o en su espíritu,….

Os deseo a todos una Feliz y Santa Navidad y que la Virgen, que da a luz en Belén al  Señor, extienda su manto protector sobre nosotros y sobre  todo el mundo a lo largo del año que pronto va a comenzar.

  Vuestro Párroco

  Juan Jiménez Lomas

navidad1

Anuncios